92 x 65 cm
92 x 65 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
92 x 65 cm
92 x 65 cm
92 x 65 cm
92 x 65 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
92 x 65 cm
92 x 65 cm
92 x 65 cm
92 x 65 cm
146 x 97 cm
146 x 97 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
81 x 60 cm
81 x 60 cm
61 x 47 cm
61 x 47 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
92 x 65 cm
92 x 65 cm
73 x 54 cm
73 x 54 cm
61 x 47 cm
61 x 47 cm
92 x 65 cm
92 x 65 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
73 x 54 cm
73 x 54 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
73 x 54 cm
73 x 54 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
73 x 54 cm
73 x 54 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
73 x 54 cm
73 x 54 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
92 x 65 cm
92 x 65 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
92 x 65 cm
92 x 65 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
73 x 54 cm
73 x 54 cm
92 x 65 cm
92 x 65 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
92 x 65 cm
92 x 65 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
146 x 97 cm
146 x 97 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
73 x 54 cm
73 x 54 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
73 x 54 cm
73 x 54 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
81 x 60 cm
81 x 60 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
61 x 47 cm
61 x 47 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
73 x 54 cm
73 x 54 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
92 x 65 cm
92 x 65 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
73 x 54 cm
73 x 54 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
61 x 47 cm
61 x 47 cmEspacio interior“....La naturaleza de María Alvarez (Valencia, 1974) no está llena de campos, ríos o árboles entrelazados en una maraña siniestra, siguiendo el modelo del gran bosque iniciático de los cuentos fantásticos. Su naturaleza es otra bien distinta; es una más amable, más acorde con los sueños exentos de pesadillas. Por eso la figura que suele aparecer en sus cuadros, solitaria y diminuta, lejos de transmitir desasosiego, sosiega. La naturaleza, como la propia figura, carece de rincones sombríos y aristas tenebrosas. En su lugar, se suceden los contornos circulares y las tonalidades bajas en calorías, pero sin duda estimulantes. Lo BUENO del Espacio interior con el que a titulado sus cuadros radica en eso: en la manera que tiene de confrontarnos con nosotros mismos sin necesi- dad de alarmantes subterfugios. Una mirada inquieta.(Diario Las Provincias) Salva Torres. 2009
info
prev / next